Este año, podemos recordarlo como raro, lleno de emociones difíciles de gestionar, emociones que han derivado en la mayoría de los casos en ansiedades, fobias y depresiones.

Pero… lo cierto es que las personas sin diagnostico y sus familias viven esto continua y constantemente. Durante mucho tiempo, en ocasiones décadas.

El paciente y su familia no pueden tienen que seguir ahí, conviviendo con todo cada vez más solos y abandonados. Mas aun cuando no son enfermedades totalmente incapacitantes.

No se pueden rendir, para estas personas la rendición solo significa una cosa: la muerte.

Y como siempre nuestro gran Enrique Recuero colaborando con Isabel Gemio nos lo explica muy claro en este video.